Uno de los mayores defectos de muchos sitios webs es el de incluir larguísimas descripciones sobre sus productos. Bien, voy a ahorrarles el trabajo: nadie lo lee (y quien lo intenta no suele entender nada).

Las largas explicaciones en texto son útiles cuando se trata de temas académicos o cuando el lector tiene interés en adquirir un nuevo conocimiento. En estos casos, las detalladas explicaciones incluso se agradecen. Es el caso de Wikipedia.

No obstante, la cosa cambia radicalmente cuando se trata de explicar cómo funciona un producto, qué productos se ofrecemos, etc. En estos casos, lo mejor es editar un vídeo de unos 3 minutos como máximo en el que se exponga ese contenido.

Claro está, hay maneras y maneras de utilizar un vídeo. Para mi, los vídeos explicativos más fascinantes son lo que realiza Common Craft. La empresa la componen Sachi y Lee y se dedican a hacer vídeos mediante figuras recortadas. Lo que parecía ser un trabajo menor acabó gustando tanto que incluso Google los ha utilizado para explicar sus productos. Os recomiendo visitar su Web  http://www.commoncraft.com/.

Advertisements