Un video vale más que mil palabras. En alguna de mis primeras entradas ya manifestaba esta convicción. Un sencillo vídeo demostrativo explica mucho más en 3 minutos que cualquier texto, por muy bien explicado que esté.

Por supuesto, los vídeos no son los medios más adecuados para todos los contextos. En ámbitos donde se requiere un cierto grado de análisis, el texto y la palabra son y serán insuperables, pero en los demás aspectos, la visualización de imágenes animadas logra llegar directamente a la mente de las personas.

Podría decirse que existen cuatro niveles o dimensiones en las cuales la información puede ser representada y transmitida. En cada nivel se añade una nueva dimensión, lo que aumenta la facilidad con la que el mensaje es comprendido por el receptor.


Nivel 1. Texto (información en una dimensión)

Es el nivel más básico de representación de la información. El único apoyo de la información es el texto escrito, a partir del cual se describe el mensaje que se quiere transmitir. Cuanto más compleja es la información, más difícil resulta interpretarla correctamente a través del texto.


Nivel 2. Imágenes estáticas (información en dos dimensiones)


* Detalle de Infografía titulada “The Paperless Office

Al texto se le añade la imagen estática como apoyo para representar la información. Esto hace que el mensaje llegue con mayor facilidad y sea más fácilmente comprensible. La relación entre la imagen y el texto es de carácter conceptual. El objetivo de la imagen es servir de apoyo al texto, conteniendo el núcleo de su significado. Esto siempre requiere cierto grado de abstracción.

Este nivel es el más utilizado en los medios gráficos y en Internet por su combinación de simplicidad y eficacia.


Nivel 3. Imágenes animadas (información en tres dimensiones)


* Trade Connections, HSBC

En el tercer nivel se añade movimiento a la imagen. Esto conlleva que la imagen vaya ganando protagonismo en detrimento del texto. Cada vez más, el texto ocupa el rol de apoyo a la correcta comprensión del mensaje, al contrario de lo que sucedía en el segundo nivel.

En este punto, la imagen está animada, lo que le permite incorporar un efecto relato. El cambio y la comparación entre los diferentes estadios de la imagen son un mensaje en ellos mismos, explican una historia.

Paralelamente al incremento de la sofisticación de la representación de la información, la facilidad con la que ésta puede ser interpretada por el receptor aumenta.

Este nivel requiere unos conocimientos técnicos medianamente elevados en función del soporte utilizado. Excel, Google Docs y los diversos software de Business Intelligence han reducido considerablemente el grado de dificultad y han acercado este tipo de representación de la información a un público más amplio.


Nivel 4. Imágenes animadas con sonido (información en cuatro dimensiones)

Es el nivel de representación de la información que combina más elementos. En este estadio, la información es transmitida a través de texto, imágenes en movimiento y sonido.

El sonido no necesariamente necesita que contenga un mensaje hablado. En el ejemplo que he incluido, Hans Rosling explica la animación de las imágenes, pero en el ejemplo con el que finalizaré esta entada, el sonido es únicamente música.

Añadir música a una imagen animada puede parecer trivial, pero os animo a que hagáis el ejercicio de visualizar el mismo vídeo con y sin música. La música, en un vídeo sin mensaje hablado, tiene la capacidad de dar unidad a todo el conjunto de escenas e imágenes.